Estas escuchando

Titulo

Artista

Al Aire

Al Aire


Prince, ¿el mayor genio de la música moderna?

Noticias del 25 Junio 2019

Con motivo del lanzamiento de ‘Originals’ presentamos las razones por las que lo consideramos el mejor artista del último medio siglo

Aquí nos encanta la música, es nuestro arte favorito porque nos transmite grandes emociones, y además acabamos asociando nuestras canciones preferidas a los momentos más importantes de nuestras vidas. Hay un montón de artistas con talento, y en la diversidad está el gusto, pero aprovechando el lanzamiento de Originals de Prince y con la perspectiva ya de algo más de 3 años que han pasado desde su fallecimiento, vamos a exponer los motivos por los que apostamos por él como el mayor genio de la música moderna.

A la hora de realizar un análisis de este tipo, debemos centrarnos en lo importante, en la música, eliminando de raíz elementos contaminantes, por comentarlo de alguna manera. Nos referimos a aspectos como la imagen, el hecho que aparezcan unos chicos resultones con flequillo en modo fan, o una mujer con un cuerpo espectacular, no debería ser relevante, eso no son aptitudes artísticas. Es humano el hecho de asociarse de alguna forma con uno u otro artista por su forma de ver la vida, o si se tiene sobrepeso (por ejemplo) porque el músico también lo pueda tener, pero eso tampoco es importante a la hora de valorar. En ocasiones el éxito se debe a las promociones brutales que realizan algunas compañías para vender el producto, o a las excesivas (y forzadas) colaboraciones con el objetivo de gustar a todo el mundo. Hay quien practica el modo lobby, y quien comenta en público las donaciones que realiza (a favor por ejemplo de ONGs) para que salga la información en medios de comunicación. Todo eso sobra.

Ahora que ya estamos centrados en lo importante, en la música, en las melodías, en el ritmo, en la interpretación, en la composición, en los arreglos… ¡vamos allá!. Si observamos las contraportadas de los álbumes de Prince Rogers Nelson, podemos leer: Compuesto, producido, arreglado, e interpretado. Hacía todo lo relacionado con el proceso creativo de la obra, y además en repetidas ocasiones –cantidad-, y a un nivel sobresaliente –calidad-. Composiciones como el “Purple rain”, “Nothing compares 2u” o “Kiss” (entre muchas otras), arreglos como los de “Raspberry Beret”, y tocaba todos los instrumentos (o casi…). Durante mucho tiempo a ritmo de disco por año, e incluso “regalando” temas fabulosos como algunos de los incluidos en Originals. En 1988 publicó el “Black Album”, que acabaron retirando de las tiendas (es otro asunto en el que nos podríamos extender), y solo en unos meses acabo sacando el “Lovesexy”. En 1994 publicó “Come”, “The beautiful experience EP” (con varias versiones del “The most beautiful girl in the world”), y además un espléndido disco colaborativo “1-800-New-funk”. ¡Era incansable!.

En el aspecto compositivo (lo más importante de la música) podemos encontrar en la historia reciente a otros grandes talentos… y como esto es cuestión de gustos, habrá quien prefiera unos u otros artistas, pero hay que seguir analizando. Prince fue uno de los mejores guitarristas de su época, bajo el influjo de Jimi Hendrix y Carlos Santana; solo hay que recordar precisamente su parte del “While my guitar gently weeps” el día de la inducción de George Harrison en el Rock and Roll Hall of Fame, o los finales de canciones como “Gold” por ejemplo, o sus jams sessions. Sin ser Marvin Gaye, fue un muy buen cantante, arriesgando en ocasiones con sus falsetes. Un notable bailarín sumando un punto más si cabe para que sus conciertos fueran uno de los mayores espectáculos del mundo.

Prince hizo todo muy bien a nivel artístico y a un ritmo al que casi nadie le podía seguir, en una larga carrera profesional. No daba demasiadas entrevistas, no era cercano con la gente, pero eso insisto, no es lo importante, eso no es música. Es el Mozart de nuestro tiempo, de la música que nos ha tocado vivir más de cerca. Por todo esto, Nothing compares 2 Prince.